Ducha matinal

A punto estoy de perder la consciencia

En equilibrio sobre los pies, cegado

bajo finos hilos de agua cálida, paralizado

Sumido en un repicar de sutil cadencia

Cada gota contra mis párpados choca

detrás vislumbro la lluvia que calla

con su huella sobre arenales de playa

me taladra la cara, va llenando mi boca

Como una gárgola que desborda el agua

del cuello hacia el pecho forma un caudal

concilia mi vello, buscando su lecho final

y en un arroyo sinuoso de venas…mengua

Postreros chorros crean largas cascadas

caen al vacío patinando raudo por la nariz

alisando el cabello, rodando al codo en un desliz

quedan extinguidas, incontables partes divididas

Del simple goteo se escucha el sonido

Languidecida el ansia, se aclara el día

tras el letargo silente ya desvanecido

suspiro intenso… rebosante de energía

Safe Creative #1105029121275

Anuncios

31 responses to this post.

  1. Qué entrada más vital y refrescante….Me encantó. El agua, sin duda, es VIDA.
    Besos y buenas noches

    Responder

  2. Ya conocerás el dicho popular: la dicha es mucha en la ducha y tú pareces que te sientes pletórico después de tomar una.
    Buenas noches y abrazos

    Responder

  3. Me han dado ganas de ducharme. Es un placer sentir las gotas tibias sobre la piel. Seguiré mi costumbre, y esperaré a mañana por la mañana.

    Saludos.

    Responder

  4. Es reconfortante estar debajo de una ducha templada, cerrar los ojos, y que pareciese que cuando sales, eres otra persona.. renovada.

    Sip, muy placentera la ducha… yo.. jejeje, la voy a tomar en quince minutos.

    🙂

    Responder

    • Pues que te sienten todas tan bien. Yo el día que escribí este poema no tuve tiempo ni de ducharme, cosa que no me ayudó a inspirarme. 🙂

      Responder

  5. Posted by Ana Azul on mayo 3, 2011 at 6:53 am

    Que manera mas poética de explicar lo que es una ducha… La verdad que en 3 o 4 minutos el estado de ánimo cambia por completo…
    Saludos
    Ana

    Responder

  6. ¡Qué ducha tan placentera! Me ha sorprendido gratamente el texto.

    Mis duchas son mucho más prosaicas. Una pena.

    Responder

    • Me alegro de que te haya sorprendido, de todas maneras es posible que lo que hayas leído no sea lo mismo que puedas leer ahora. Lo he ido retocando una y otra vez sobre el blog. Prosaicas pero seguramente igual de intensas sean tus duchas. Bss

      Responder

  7. ¡A eso le llamo saborear las pequeñas cosas de la vida!, has convertido un acto cotidiano y anodino en algo muy especial…
    Felicidades 🙂

    Responder

  8. Entiendo que después de las caídas que has llevado últimamente, se impusiese una ducha en condiciones, jeje, esto… el gel de baño era con propiedades “vivificantes”, ¿verdad? 😉

    Responder

    • jajaj pues sí así es, después de haber visitado el otro barrio y de haberme embarrado en un lodazal, qué menos que darme una ducha como dios manda! Mi gel de baño es del tapón verde de mercadona, propiedades… las justas. 😉
      Gracias, maja.

      Responder

  9. Posted by weienell on mayo 5, 2011 at 11:54 am

    Dios mío que gusto de relato, me he relajado más leyéndolo e imaginándolo que en mis duchas diarias en las que reajarse es imposible con los gritos de los niños de fondo y la niña entrando al baño cada dos minutos a preguntar cosas. Me encanta como haces algo casi mágico de las cosas cotidianas. Muchos besazos cariño

    Responder

    • Posted by Charles on mayo 5, 2011 at 5:47 pm

      Reconforta saber que mis relatos son capaces de transmitir sensaciones como la que describes. Con los peques lo tienes más complicado para acabar levitando en la ducha. 🙂 Besos mil!

      Responder

  10. Posted by Pericles on mayo 9, 2011 at 12:04 pm

    Es decir, cada vez que te duchas te quedas como un Dios viviente.
    Qué placentera es una ducha bien disfrutada, sin pensamientos y sólo sensaciones.
    Besos

    Responder

  11. ¡¡Qué ganas de ducharme otra vez esta mañana pero sabiendo que las gotas juegan este papel tan vital!!

    ¡Muy buenos días!

    Responder

  12. Que original me ha encantado, mira me voy a darme una duchita.
    Buen fin de semana.

    Responder

  13. Posted by Jim on mayo 18, 2011 at 3:12 pm

    Pues sí que le has sacado partido a eso de la ducha. Qué armoniosa y sutil humedad..
    Y no te cantas nada en tan poético momento??

    Responder

  14. Me ha gustado mucho. Has conseguido hacer de algo que para muchos es casi como un acto reflejo un momento especial.
    Dicen que para relajarse siempre es mejor la bañera que la ducha pero, leyendo ésto, ya no sé qué decirte.
    Un beso!
    P.D.: Si se te ocurrió esto durante la ducha, espero que no tardases demasiado porque si no casi te hubieses ahogado.

    Responder

  15. Voy a ponerme las pilas mañana e intentar saborear y disfrutar más concienzudamente de los chorros del preciado líquido.
    Besos

    Responder

  16. Posted by Begoña on junio 11, 2011 at 12:40 pm

    ¡Qué sensualidad! una se queda con ganas de saber un poco más, sobre todo después de leer:

    “Como una gárgola que desborda el agua

    del cuello hacia el pecho forma un caudal

    concilia mi vello, buscando su lecho final

    y en un arroyo sinuoso de venas…mengua”

    Es como si te estuvieses duchando delante de mí, casi siento pudor. Me gusta.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: